4.10.11

Tecnología, patentes y mercado: La guerra de las marcas



Una de las noticias destacadas  del verano ha sido la compra por parte de Google de la división de movilidad de Motorola (Motorola Mobility), tras más de 75 años de inversión en innovación tecnológica por parte de esta compañía, pionera en el campo de la telefonía móvil y titular por esto de una cartera potente de IPR. Martin Cooper, trabajando en Motorola en 1973, realizó la primera llamada con móvil desde Nueva York… no sin esfuerzo si nos fijamos en el tamaño del zapatáfono que mantiene en la foto de su página en Wikipedia.

Una carrera investigadora de repercusión mundial, en el ámbito de las radiocomunicaciones y gestión del espectro, con leyes que llevan su nombre y de las que se estudian en la universidad…con reconocimientos como el Premio Príncipe de Asturias a la Investigación Científica del 2009.
Desde entonces, Motorola supo ganarse una cuota de mercado principal en venta de terminales, en principio, solo detrás de Nokia. Lo relevante es que todavía nos acordamos de esto, no fue hace mucho. A principios de 2007, Motorola mantenía una cuota del 20%, por detrás de Nokia con un 35%, pero muy por delante de Samsung con 12%.

A pesar de algún movimiento estratégico, como el de su apuesta por Android y participación en la alianza Open Handset Alliance, desde 2007 Motorola tiene que afrontar problemas financieros más graves que los de sus competidores, seguidos de pérdidas continuadas y una separación final en dos divisiones: movilidad y equipamiento de terminales.

Gracias al gráfico anterior, que se está comentando bastante por la red, hemos conocido también a su autor, David McCandless (@mccandelish), escritor, periodista, diseñador y conferenciante en TED, por ejemplo. Es capaz de visualizar aquí la ensalada de litigios por patentes, choques y ataques en el escenario de la movilidad y los smartphones, según diferentes análisis, desencadenado por este movimiento de compra de Google.

Por ejemplo, fijándonos en algunas de estas relaciones, recordamos noticias:
·    Apple denuncia a Samsung por supuesta copia de sistema operativo para su Galaxy Tab, hasta el punto que durante unos días su venta queda prohibida en algunos países de Europa.
·    Microsoft denuncia entre otras a HTC y Motorola argumentando que Android infringe algunas patentes de Microsoft. Se produce un acuerdo entre ésta y HTC, según el cual Microsoft ingresa por cada terminal Android vendido. Por esto, y gracias al repunte de venta de Android, Microsoft está ingresando más por el sistema operativo rival que por el suyo propio.
·    La compra de patentes está siendo también intensa. Microsoft, RIM y Apple se reparten cerca de 6.000 patentes de la también a la baja Nortel. Y lo comentado: Google adquiere una cartera completa de 17.000 patentes en el campo de la movilidad tras su compra de Motorola.

¿Es la patente un activo realmente importante para la empresa? 

Para una universidad, todavía pueden tener más peso aspectos como el curricular del inventor o el prestigio institucional que los meramente comerciales… pero, según lo visto, parece que se constituyen en una herramienta poderosa para alcanzar acuerdos con tus mayores competidores: puedes defenderte comprando o atacar denunciando. Oracle, desde su compra de Sun, está en litigio con Google, basándose en el hecho de que Android está desarrollado con Java.

¿Las empresas acaban explotando comercialmente las patentes? 

De nuevo, este último puede ser un caso en el que la respuesta es no.

De la cartera de patentes adquiridas de Motorola, Google parece que podrá utilizar realmente un porcentaje ridículo. En lo que sí se refuerza, en su batalla con Apple, es en know-how en hardware y tecnologías móviles, posicionamiento en mercados claves como el de China o EEUU y acuerdos clave en TV en el camino hacia la convergencia multidispositivo.

Autor: Área de Innovación, Commercialización y Creación de Empresas UPM

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada